Apr 14, 2016

75 pacientes reciben reiki en el Infanta Cristina de Badajoz

" Quienes lo han probado dicen que funciona, ayuda a calmar la ansiedad, el estrés y sienten paz"

Feb 23, 2023

Práctica de medicina alternativa

"Terapia milenaria japonesa para sanar a través de las manos que cada vez tienen más adeptos en Europa"

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

Es una técnica de canalización y transmisión de energía vital a través de la imposición de manos, que se utiliza para obtener paz y equilibrio a todos los niveles físico, emocional, mental y espiritual.

 

La palabra Reiki  significa REI, energía universal y KI, energía vital. 

Mediante esta terapia se trabaja directamente con el campo energético del paciente, incidiendo directamente sobre los bloqueos que perturban la libre circulación de la energia restaurando y armonizando  su sistema mostrándole, el camino hacia la salud.

 

El reiki tiene numerosos beneficios: fortalece mente, cuerpo y espíritu, relaja profundamente, aporta beneficios mentales, libera bloqueos, ayuda a modificar comportamientos y actitudes, aumenta la autoconfianza y la autoestima, disminuye el estrés, la depresión o la ansiedad, dándonos calma y serenidad, equilibra los órganos internos y chacras, aumenta las defensas inmunológicas,elimina toxinas.

Los tratamientos constan de varias sesiones, aconsejando un mínimo de 4 sesiones:

 

En el primer día se trabaja el campo Mental, nuestra parte más interna, donde se desbloquean antiguos pensamientos negativos, atravesando los campos emocionales y físicos.

 

En el segundo día vamos al campo Emocional donde realiza el desbloqueo de emociones reprimidas, estancadas en el subconsciente. En éste día y hasta el tercero puede haber movilización emocional en forma de enfado, ira, llanto, angustia o depresión. Salen a la luz sentimientos reprimidos.

 

En el tercer día trabajamos el cuerpo Vital o Aura, arrastrando lo removido en los dos anteriores.

 

En el cuarto día se finaliza el drenaje en el cuerpo Físico.

 

© 2018 designed by  Eva López for Shito-Ryu